Otras

Además de las actividades típicas del invierno (esquiar, raquetas de nieve…) y las típicas del verano (deportes náuticos…), hay otras muchas cosas que puedes hacer o lugares que visitar en esta zona que no son exclusivas de una sola estación, sino apropiadas para casi cualquier época del año.

RUTAS DE SENDERISMO

El entorno de LA MINA se encuentra plagado de caminos y senderos por donde practicar senderismo. La mayoría de las rutas se pueden transitar todo el año; algunas de ellas, en invierno, pueden estar cubiertas de nieve, por lo que será necesario utilizar raquetas de nieve (que te podemos alquilar en LA MINA). Pregúntanos y te orientaremos sobre el estado de tus caminos preferidos.

Desde primavera hasta otoño la mayoría de las rutas presentan un estado óptimo para el caminante. En mayo podremos disfrutar de la vegetación naciente: hayas, rebollos, narcisos, brezos… en otoño de los preciosos colores del paisaje: ocres, marrones y amarillos en todas las tonalidades.

Os proponemos algunas de las rutas más frecuentadas de la zona, que podréis transitar fácilmente con estas indicaciones. Muchas de ellas se encuentran señalizadas, por lo que será difícil perderse.

1. RUTA DE ENTREVADOS – VALLE PINZÓN

Esta ruta sigue el curso de los arroyos Isoba y Pinzón, rodeando la Peña de San Justo, a través de las praderas y bosques que crecen en sus márgenes y contemplando dos cascadas, una en cada arroyo, de gran atractivo (Pozo de la Leña y los Forfogones).

Tipo de recorrido: circular. Apta para bicicleta de montaña (algún tramo a pie).

Distancia: 17 km.

Tiempo estimado: 4-5 horas.

Dificultad: Media-baja.

Desnivel aproximado: 325 m.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA:

Puesto que se trata de una ruta circular, podemos iniciarla en diversos puntos. Esta ruta está señalizada y se denomina PR-LE27. Los pequeños postes indicativos de madera irán apareciendo de vez en cuando marcándonos el itinerario correcto. Nosotros la describimos empezando en Cofiñal, donde encontraremos un panel informativo de la misma; después rodearemos por la derecha el pico San Justo dirección Isoba por el valle de Pinzón, y desde Isoba tomaremos el desfiladero de Entrevados para llegar de nuevo a Cofiñal.

DSC_4722

A la salida de Cofiñal dirección Puerto Las Señales, en el área recreativa, se encuentra el panel informativo. Desde allí continuamos por la carretera un kilómetro hasta un camino a la izquierda señalizado con un poste indicativo de madera, que señala, a la izquierda, dirección Isoba por Entrevados, y a la derecha indica Isoba por Pinzón, que es por donde iremos.

DSC_6268

Un poco más adelante cruzaremos un puente, y después un desvío del camino a la derecha que discurre junto al arroyo de Pinzón.

Si seguimos los pequeños postes indicativos de la ruta, tendremos el río a nuestra derecha y el pico San Justo a nuestra izquierda; cada vez oiremos más fuerte el sonido del agua. A unos pocos metros, a nuestra derecha, llegaremos a las cascadas denominadas Los Forfogones. Para acceder a ellas desde la ruta, hay que salirse del camino y dirigirnos a nuestra derecha hacia el río, hasta encontrar el lugar por donde se baja y se cruza éste por un puente de madera a la otra orilla, desde donde se podrá tener una mejor vista de todo el conjunto de pozas y cascadas.

Si hacemos la ruta en primavera, este camino por la margen izquierda del arroyo puede estar embarrado, por lo que se recomienda calzado de goretex; si no lo tenemos, será mejor hacer este tramo por la carretera, de muy poco tráfico, hasta volver a encontrar el camino junto a ella.

Seguimos avanzando por el camino cercano a la carretera, junto al arroyo de Pinzón, que se une al arroyo del Pinar, dando origen al río Porma.

La ruta se aleja del arroyo, pasa junto a una pequeña construcción con placas solares al borde de la carretera que sube hasta el Puerto de las Señales y Tarna, y continúa por una pradera, con el Pico San Justo a nuestra izquierda.

DSC_6270

Más adelante el camino penetra en un valle entre robles, hayas y serbales, siguiendo un camino entre abundante vegetación. Continuando la senda cuesta arriba, vemos a nuestra izquierda un bosque de hayas y más arriba el Pico San Justo, y a nuestra derecha el arroyo Pinzón.

El camino sigue subiendo hasta el collado Pinzón, a 1.525 m de altitud (el punto más alto de esta ruta). Este último tramo es el que más desnivel presenta; no obstante se salva sin problema, ya que no es muy largo, y en poco tiempo alcanzaremos el alto del collado, desde donde podremos ver todo el valle de Pinzón que hemos recorrido. Después continuamos por una zona llana donde predomina el brezo, y enseguida la pista desciende hacia el pueblo de Isoba. Al poco podremos ver el pueblo desde el alto.

 
 

El camino de piedras desciende hasta el pueblo de Isoba, donde encontraremos otro panel informativo. Aunque no es necesario llegar al panel; en cuanto nos topemos con las primeras casas del pueblo, giramos a la izquierda por un camino y seguimos todo recto campo a través hasta encontrar los postes indicativos de la ruta.

Seguimos rodeando el pico San Justo, caminando por una zona de praderas y fincas cercadas con algún paso de ganado que deberemos dejar cerrado. Al poco encontramos una variante a la derecha, bien señalizada, que nos lleva al Lago de Isoba; es un desvío de un kilómetro, cruzando el puente, que merece la pena hacer para contemplar el lago. Si no queremos andar tanto, continuamos todo recto, dejando el río y el puente a nuestra derecha.

 

Siguiendo el curso del río Isoba, dejamos los prados abiertos y llegamos a una zona de matorral, y al poco entramos en el paraje denominado Entrevados, un desfiladero que da nombre a la ruta. El trayecto recorre el estrecho paso abierto por este arroyo entre los picos de San Justo y Runción; este tramo descendente es de piedras grandes, por lo que, si hacemos la ruta en bici, puede que tengamos que desmontar y llevarla de la mano. Tras pasar el tramo de piedras encontramos una fuente frente a un banco de madera que nos invita a tomar un respiro.

Continuamos avanzando oyendo el sonido del agua, y desde el camino, en un desvío a la derecha podemos bajar hasta la poza de la leña, donde es posible bañarse, teniendo en cuenta las bajas temperaturas del agua incluso en verano.

Después de visitar las pozas, volvemos al camino principal de la ruta, que sigue descendiendo dirección a Cofiñal, dejando el río un poco más alejado por nuestra derecha.

La ruta llanea y de nuevo regresa donde la iniciamos, dirección Cofiñal.

 

2. SENDA DE LA CERVATINA

Tipo de recorrido: circular. Apta para bicicleta de montaña.

Distancia: 13 km.

Tiempo estimado: 5 horas y media.

Dificultad: Baja.

Desnivel aproximado: 285 m.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA:

La ruta está bien señalizada, por lo que nos resultará fácil seguir su trazado. Se inicia en Puebla de Lillo, junto al río Celorno y a las viejas escuelas en dirección al Pico Susarón.

Tomamos al final del pueblo, junto al puente y de frente, la ancha senda de tierra que discurre junto al río casi un kilómetro, por un tramo sin árboles, con matorral.

Iniciamos una pequeña subida junto al arroyo Patina, hasta llegar a un cruce, que lleva por la derecha a la collada de las Posadas y el área recreativa de Pegarúas, y que permite acortar la ruta. Si seguimos el tramo más largo, girando hacia el sur, hemos de continuar por la pista que vamos siguiendo salva un breve repecho para situarse en una pradería desde donde empiezan a aparecer las hayas.

Nos adentramos en el umbrío hayedo hasta una nueva bifurcación. Si seguimos sin desviarnos, elegimos el camino de la izquierda para cambiar de Valle a través del Paseo del Oso, coronado por hayas y robles.

Iniciamos el descenso hasta que llegamos a un cruce de caminos, donde vamos a la izquierda y subimos una pequeña pendiente que nos lleva al pequeño bosque de grandes tejos de La Cervatina. Desde allí volvemos sobre nuestros pasos hasta el cruce anterior y seguimos descendiendo por el bosque de hayas, por donde circula un arroyo. Poco a poco va desapareciendo el bosque hasta llegar al fondo del valle, donde hay un cruce de caminos y confluyen dos arroyos. A partir de aquí la pista llanea al encuentro de la Fuente Fombea y el Área recreativa de Pegarúas, donde por la derecha llega el camino del circuito corto del Collado de las Posadas.

En este punto hay un camino a la izquierda que se dirige a la ermita de Pegarúas, situada en un resalte del terreno, visible desde unos metros más adelante. Poco después salimos a una pista asfaltada que da servicio a las minas de talco de Respina en un valle próximo, donde vamos a la derecha y al poco abandonamos la pista por la derecha al lado de un pequeño refugio, y bordeando la Vega del río Silván, dejándolo a nuestra izquierda, entramos de nuevo en Puebla de Lillo.